¡Como definir tus objetivos para el 2015 y no morir en el intento!

¿Qué son los objetivos SMART y por qué su definición es tan importante para el crecimiento de tu empresa? Con el siguiente proceso, fácil de implementar, mantendrás tu negocio enfocado y en el camino para generar grandes resultados en 2015.

Comenzamos un nuevo año y es natural que en tu mente existan grandes cosas que estés dispuesto a lograr en los próximos 12 meses. Tal vez deseas aumentar las ventas, atraer a clientes más grandes o mejorar tus niveles de recompra y fidelización. Sin importar los tipos de objetivos que deseas lograr la gran pregunta que surge es ¿Si realmente estos te llevarán a un desempeño nunca antes logrado? Dicho de otra forma, ¿Son realmente alcanzables y relevantes para la estrategia a largo plazo de tu empresa, o son poco realistas o son realmente distractores que desviarán tu avance en el corto plazo?

Finalmente, la mejor manera de responder a estas preguntas es asegurándote que los objetivos estratégicos que has establecido para tu empresa sean SMART (específicos, medibles, alcanzables, relevantes y oportunos).

¿Que son los objetivos SMART y porqué son tan importantes?

Los objetivos SMART son objetivos específicos basados en resultados que aseguran al equipo de trabajo un enfoque en actividades, estrategias e iniciativas previamente priorizadas las cuales tendrán el mayor impacto en las aspiraciones de tu empresa en el corto y largo plazo.

La forma más simple de evaluar si tus objetivos son SMART, es asegurándote que cada objetivo que establezcas cumpla con que sea:

• Específico: El objetivo debe establecer claramente quién es el responsable de su realización y cuáles son los resultados deseados. También es importante que comunique por qué el objetivo específico es benéfico para la empresa, cuando debe ser finalizado y cuáles son los requisitos para evidenciar su ejecución.

• Medible: Si no puedes hacer seguimiento al progreso de un objetivo con criterios concretos, probablemente este ha sido definido de una manera vaga. Si este es el caso, la evaluación por parte de los grupos de interés será muy difícil pues no podrán verificar el avance respecto a plazos, hitos y finalización.

• Alcanzable: Una cosa es ser ambicioso y otra muy distinta es ser realista. Asegúrate que cada objetivo estratégico que establezcas sea motivante para los miembros de tu equipo, que al sentirse presionados a lograr más de sí mismos, lleven a tu empresa a un mejor desempeño, sin que se vean obligados a fallar por expectativas inalcanzables.

• Relevante: El aumentar el reconocimiento de la marca en un nuevo segmento de mercado puede parecer una buena idea, pero la realidad es que si este objetivo no contribuye a resolver las oportunidades y desafíos más urgentes a los que tu empresa se enfrenta en este momento, ciertamente evitará el progreso de tu compañía.

• Oportuno: Cada objetivo que establezcas debe tener una fecha de cumplimiento que genere un sentido de urgencia en torno al mismo. De lo contrario, tu equipo va a tener dificultades para priorizar sus actividades y no se facilite la consecución de dicho objetivo.

En cuanto a la pregunta de por qué los objetivos SMART son importantes para la habilidad corporativa de impulsar un crecimiento eficaz en el 2015, la respuesta es bastante simple. Las compañías que están en una etapa de expansión se vuelven naturalmente más complejas y con el tiempo aumentan las probabilidades de que pierdan su enfoque. Como resultado, puede ser muy fácil para los líderes de la compañía quedar atrapados en los detalles y perder el foco en el cuadro del bosque completo.

El establecimiento de objetivos SMART en todos los niveles (funcional e individual) dentro de tu empresa te ayudarán a evitar ese escenario al garantizar que todas las personas se muevan en la misma dirección y se concentren en las cosas importantes.

3 pasos sencillos para establecer y gestionar mejores objetivos SMART

Por lo tanto, ¿Qué es lo que hace que un objetivo sea SMART? En cierta forma eso depende de la complejidad o especificidad de tus objetivos. Pero he aquí un ejemplo que nos ayuda a diferenciar entre un objetivo vago y un objetivo SMART:

Objetivo Vago: Mantener al día la página web de mi empresa.

Objetivo SMART: Que el 90% del material renovable de la página web (Por ejemplo artículos, casos de éxito y blog) este actualizado, subido y publicado cada primer viernes de cada mes.

Como puedes ver, el primer objetivo deja un amplio margen de interpretación pues no establece claramente cómo o cuando este objetivo se debe lograr. El objetivo SMART, por su parte, ofrece claridad sobre cuál es el objetivo, cuando debería ser emprendido y lo que se necesita hacer para lograrlo.

Con esto en mente, a continuación encontrarás los tres pasos que debes seguir para establecer tus objetivos SMART para el 2015:

1) Define tus prioridades más importantes. Ron Ashkenas en su artículo de enero 2013 publicado en la revista Harvard Business Review sugiere que el primer paso para el establecimiento anual de objetivos es pensar realmente en aquel cambio o mejora que podría impactar en mayor medida el éxito de tu equipo o negocio para este año 2015 que recién empieza. Una vez que hayas identificado estas prioridades, puedes construir tus objetivos en torno a ellos.

2) Desagrega tus prioridades en actividades. Los objetivos que has establecido para tu negocio probablemente requieran la participación de varios departamentos de tu organización y de diferentes roles dentro de los mismos. Así, una vez que hayas identificado tus objetivos, asegúrate de descomponerlos en actividades que se alineen con el nivel de talento, la madurez, la experiencia y la capacidad de las personas que van a desempeñar un papel importante en el logro de dichos objetivos.

3) Establece Indicadores de Gestion (KPI), su medición y revisión. El viejo adagio que menciona “No se puede mejorar lo que no se mide,” ciertamente aplica a los objetivos SMART. Es importante tener en cuenta que los Indicadores de Gestión más relevantes para tus objetivos SMART dependerán en gran parte del equipo responsable de la ejecución de los mismos. Por ejemplo, si estás tratando con la presentación de propuestas y tu equipo de ventas, los KPI pueden basarse en las llamadas, conversaciones, citas, oportunidades generadas y propuestas presentadas.

Es un nuevo año en la vida de tu empresa: ¡No lo desperdicies!

La conclusión es que hay una cantidad significativa de planeación invertida en la preparación de un nuevo año y la última cosa que quieres hacer es perder ese tiempo, centrándote en las cosas equivocadas.

Cuando estés sentado estableciendo tus objetivos estratégicos para 2015, asegúrate de enfatizar las dos o tres cosas que tu empresa debe hacer para que el próximo año sea un completo éxito, asegúrate que esas prioridades estén alineadas con tus actuales aspiraciones e invierte el tiempo necesario para comunicar estos objetivos a todo tu equipo. Este duro trabajo dará sus frutos con un mayor enfoque y claridad a lo largo de toda la compañía, verás una mejor ejecución y desempeño en lo que respecta a la toma de decisiones estratégicas.

 ¿Ha sido de utilidad este post para ti?

Por favor escribe tus comentarios más abajo. ¡¡ Gracias y hasta pronto !!

Alvaro José López V.

www.desarrollandotuempresa.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *